"Mientras exista belleza, existen posibilidades para el libro impreso". Entrevista a Alejandra Acosta, ilustradora.

Desde hace un par de años, soy una apasionada coleccionista de libros ilustrados. Este "género" no es una invención nueva, ni mucho menos; lleva décadas siendo el rey de la literatura infantil. Pero desde hará no más de cinco años, el libro ilustrado goza de una excelente acogida entre el público adulto. Tanto es así que, además de algunas editoriales nacidas como sello de ilustrados -por ejemplo, Libros del Zorro Rojo o el Reino de Cordelia-, muchas otras han sumado colecciones a su catálogo: Nórdica, Impedimenta, Sexto Piso, Páginas de Espuma... 

'Aura'

A veces con títulos nuevos, y en la gran mayoría de casos, para otorgarle nueva vida a los clásicos de la literatura universal. Las ilustraciones, aún más cuando los contornos y colores, de un sólo vistazo, son reconocibles bajo el nombre de un artista admirado, acompañan al texto, le dan una nueva vida y expanden sus límites. Además, estos títulos son editados son sumo cuidado, mucho gusto y materiales de la mejor calidad. Este suma a la lectura la fascinación del libro como objeto bello que deseamos mirar, acariciar y guardar en nuestra biblioteca para revisitar cuantas veces haga falta. Esta faceta de coleccionista me ha llevado a preguntarme: ¿reside el futuro del libro en papel en las ediciones de gran calidad estética?

Hoy os traigo una entrevista con una de mis ilustradoras favoritas: la chilena Alejandra Acosta.  Ha ganado la Medalla Colibrí de IBBY Chile por Ilustración en 2015, 2013 y 2012 con los libros Pajarario (Quilombo), El Árbol (Pehuén)  y Aventuras y orígenes de los pájaros (Catalonia). Ha sido finalista en los concursos internacionales de álbum ilustrado de las editoriales Kalandraka, Nostra y Fondo de Cultura Económica.

'Cosmotheoros'

La descubrí en la edición de Sexto Piso de La cámara sangrienta, posiblemente la mejor colección de cuentos de la inglesa Angela Carter. Me dí cuenta de que ella era el pincel tras las preciosas ilustraciones de Cosmotheoros, de Jekyll&Jill, Premio al Libro Mejor Editado en Aragón 2015. Después, llegó Aura, el cuento más gótico de Carlos Fuentes que acaba de editar esta rentrèe Libros del Zorro Rojo. Y en unos días llegará a nuestras librerías Atlas del bien y del mal, de Tsevan Rabtan, editado por GeoPlaneta. Sus ilustraciones, detallistas, oníricas, a menudo sensuales y tenebrosas -mis preferidas-, parcas en el color pero absolutamente vivas, elevan el atractivo de las historias que acompañan. Le pregunto por sus referentes, sus libros preferidos y esa sospecha que os he planteado acerca del porqué de tanto libro ilustrado en los últimos años.


- En los últimos años han nacido varias editoriales dedicadas al libro ilustrado, y otros sellos han decidido añadir este género a sus catálogos. ¿A qué crees que se debe?
Creo que estamos viviendo una era visual muy potente donde la imagen ha cobrado gran importancia. Eso permite que existan tantas corrientes de libro ilustrado ya que la imagen no queda relegada sólo al libro infantil sino que se integra a géneros enfocados para jóvenes y adultos, como la novela gráfica y la novela ilustrada donde es posible abordar temáticas tan variadas como la muerte, la migración o la depresión desde lo visual, lo que las convierte en un producto muy atractivo para un público heterogéneo y exigente. 

- ¿Qué aportan las ilustraciones a la nueva edición de un texto que ya existía anteriormente, como por ejemplo, Aura, de Carlos Fuentes?
Carlos Fuentes creó un texto lleno de imágenes maravillosas. En este caso la ilustración abre la puerta a ese mundo cargado de símbolos, y los hace evidentes al ojo del lector. Mi interpretación estética siempre busca dar con el tono del texto pero desde una mirada propia y con Aura me propuse jugar con la narración en segunda persona y mostrar este escenario inquietante y misterioso a través de los ojos de Felipe Montero.

- ¿Crees que el futuro del libro en papel reside en estas ediciones más estéticas y de mejor calidad?
Creo que la tendencia es avanzar por ese camino, el de crear objetos interesantes y que hagan de la lectura una experiencia sensorial. Mientras exista belleza, existen posibilidades para el libro impreso. 

'La cámara sangrienta'

- ¿Qué proceso sigues, desde que aceptas la propuesta hasta que el libro se publica, para ilustrar estas obras?
Me preocupo mucho de que la propuesta visual esté ligada al texto en el que estoy trabajando, por lo que me dedico a leer y estudiar bastante antes de ponerme a dibujar o recortar, para poder construir una reflexión coherente. Muchas veces esto se traduce en un camino de exploración bastante lento y lleno de errores, hasta que logro dar con el tono adecuado. Es casi como afinar una guitarra. En el caso de Aura, lo único que tuve claro desde el principio fue la incorporación de este tono de verde y la forma en la que quería narrar las imágenes. El resto se va manifestando con el tiempo y es un proceso con hartas sorpresas. 

- Blancos, grises y negros salpicados de rojo, verde...Imágenes góticas y muy sensuales. Y muchas mujeres. ¿Cómo definirías tu estilo? 
No estoy segura de tener un estilo. Pero siempre trato de construir mis imágenes a partir de conceptos como femineidad, sensualidad, atmósfera o simbolismo. Las mujeres siempre están presentes en mi obra, porque para mí es importante el poder elegir trabajar con textos donde la mujer juegue un rol importante. Y pasa lo mismo con algunos colores, como el rojo, que suele repetirse en los libros que ilustro porque creo que tiene un gran poder narrativo.

'La cámara sangrienta'
- ¿Cuáles son tus referentes a la hora de dibujar?
Tengo cientos de referentes que me han nutrido a lo largo de mi vida. Si nos enfocamos en lo visual, podría nombrar la pintura Simbolista, la Prerrafaelista, los grabadores del Renacimiento, Remedios Varo, Khnopff, Mellery, Max Ernst y un gran etcétera.

- ¿Hay algún género literario que te guste ilustrar más que otro?
Soy muy lectora, así que me gustan casi todos. Pero tengo predilección por las escritoras y las historias con una mirada intimista y femenina. Me gusta el desafío de apropiarme de un universo diferente al mío sin distorsionarlo, sino que intentando descubrirme a mi misma mientras hago ese recorrido.

- De los libros que has ilustrado hasta ahora, ¿cuál ha sido más importante para ti?
Del enebro, de los hermanos Grimm. Le tengo un cariño especial, ya que fue mi primer libro publicado en Europa, lo que significó mi entrada a un mercado nuevo y además la oportunidad de trabajar con una editorial admirada y tan exquisita como Jekyll & Jill. Es un libro que me ha regalado muchas alegrías. 

- ¿Y qué libro ilustrado de otro artista nos recomendarías?
 Brooch, de Yoshie Watanabe. Una joyita delicada.


Comentarios

Lo más leído en Litarco

El caso de la librería más bonita del mundo

9915 Asociación de Coleccionistas Privados de Arte Contemporáneo