'Fuera del mapa', un viaje soñado a lugares imposibles

"No figura en ningún mapa; es lo que siempre pasa con los lugares de verdad"
Queeqeg, Moby Dick

Ya no quedan rincones por descubrir. El planeta es un cruce de rayas perfectamente detalladas en los mapas. El papel resulta incluso demasiado romántico. No queda rincón del mundo que un satélite no haya sobrevolado y fotografiado, acumulándolo al puzzle que delimita nuestra existencia. Hubo un tiempo que la humanidad soñaba con tierras inexploradas, y en el mundo quedaban confines de cuyas características nadie sabía nada. Podíamos especular con tesoros, pueblos de extrañas culturas, animales legendarios... El hombre occidental romántico sentía que el mundo aún le era suficiente, con muchos espacios oscuros sobre los que arrojar luz. Hoy en día, tan sólo nos quedan los abismos de los océanos y, ya afuera, el infinito oscuro que flota entre las estrellas.

En un presente en el que todo está tan globalizado, conectado, detallado y descubierto, un libro como Fuera del mapa, de Alistar Bonnet (Blackie Books) produce cierta nostalgia y, a su vez, esperanza. Puede que aún queden extraños territorios sobre los que el hombre no ha sabido como implantar su bandera ni qué hacer -o cómo sacar provecho- con ellos. La importancia del significado y la idiosincrasia del "lugar" es el concepto base de la obra de Bonnet, y recurre a los textos del profesor de filosofía Edward Casey, quien afirma que "la invasión de lugares idénticos e indistintos a escala global está erosionando nuestro sentido del yo y hace que el sujeto humano eche de menos la diversidad de lugares".

Imagen de Blackie Books

Tenemos la sensación de que todas las grandes urbes, al doblar la esquina, son la misma. Podemos tomarnos con las mismas marcas de ropa y de café casi en todos los países del planeta. Parecen quedar pocos rincones diferentes, aquellos que de verdad rompen el esquema del mundo conocido que guardamos en nuestras mentes. Cuando los descubrimos, nos fascinan. Y, al poco, son tantos miles los que también han descubierto la singularidad de ese lugar que, con el tiempo, acabará siendo como todos los demás.

Fuera del mapa es un listado personal de lugares, pero "NO ES" -tal como indica la pegatina amarilla en la preciosa portada aguamarina- una guía de viajes. De hecho, es poco probable que ningún lector de esta novedad de Blackie Books vea en su vida más de un par de lugares de los que Bonnett describe en textos que mezclan los datos documentales con la experiencia subjetiva. Ordena este "viaje extraordinario a lugares inexplorados" en:

1. "Espacios perdidos" que ya no son lo que fueron, como la histórica ciudad de La Meca, de la que, en los últimos años, se ha demolido el 95%.

2.  "Geografías ocultas" que se esconden de la vista, como el "Laberinto", el nombre que recibe el mundo secreto que queda debajo de las Ciudades Gemelas de Minneapolis y Saint Paul, en Minnesota.

3. "Tierra de nadie", ni conquistada ni reclamada, ignorada, como la aldea beduino Twayil Abu Jarwal, al final de un camino sin asfaltar en el desierto israelí de Néguev.

4. "Ciudades muertas" en las que nadie vive o a las que nadie quiere volver, como Prípiat, la ciudad maldita que soñaba con un parque de atracciones cuando Chernóbil infectó al mundo.

Vista actual de Prípiat

5. "Espacios de excepción", donde la ley no entra, como todas las zonas de Colombia que durante años han estado controladas por las FARC.

6. "Enclaves y naciones secesionistas", que intentan reclamar, con más o menos acierto, una identidad propia, como el Principado de Sealand, una plataforma de artillería de la Segunda Guerra Mundial abandonada frente a la costa de Essex que el comandante Doy Bates, 1967, declaró "Estado independiente".

7. "Islas flotantes", por muchas dicen que el mar es el único territorio inexplorado para el hombre. Por el navega sin rumbo The World, un enorme crucero privado que lleva dando vueltas desde 2002.

8. "Lugares efímeros", que nos hacen soñar con la infinitud unos días y después desaparecen, como el festival Nowhere que tiene lugar los meses de julio en el desierto aragonés de los Monegros.

Fuera del mapa es un libro para guardar con cariño, en ese rincón de la estantería que dedicas a los libros de los que disfrutas con tan sólo mirarlos, pasar las páginas y acariciar su cubierta. Más allá de su cuidada estética, guarda una lectura no lineal, de la que disfrutar de tanto en tanto, cuando uno sienta el deseo irreprimible de hacer saltar las costuras del mundo conocido.

Imagen de Blackie Books
 

Comentarios

Lo más leído en Litarco

"Mientras exista belleza, existen posibilidades para el libro impreso". Entrevista a Alejandra Acosta, ilustradora.

Mi lista para los amantes del horror